¿Qué es ser intelectual?

Kertesz12

En Venezuela, y quizá en otras partes del mundo, se ha visto una proliferación inusitada de algunos subgrupos de esta definición.

Si nos remitimos a las definiciones dadas por el diccionario de la RAE, tenemos que por intelectual se entiende: “Perteneciente o relativo al entendimiento”, “Espiritual, incorporal”, y “Dedicado preferentemente al cultivo de las ciencias y las letras”.

Sin ahondar demasiado en estos conceptos pero tomando en cuenta la idea general que se ve en ellos, en sí un intelectual es alguien realmente interesado en el conocimiento, como un niño al que le gusta descubrir y que busca respuestas a diversas interrogantes, quizá ya respondidas, quizá no. Para mí ser intelectual es un proceso constante, porque el verdadero erudito no le basta con saber algo y ya, prefiere seguir maravillándose a medida que sigue investigando.

Sin embargo, la realidad es que ahora muchas personas a las que llaman (o se autodenominan) “intelectuales” son apenas un conato de esto.

¿Por qué?

Porque en muchas oportunidades vemos a alguien hablando de un tema, con una pose de arrogancia y mirada “conocedora de las ciencias” que cuando la oyes te das cuenta que dice simplemente disparates (tú que conoces el tema, los incautos que no por lo general le miran embelesados) con una seguridad tal que tú te quedas boquiabierto (a) pensando: “¿Cuál es su necesidad de engañarse a sí mismo y a los otros?”

Cierto es que aquí juega un papel fundamental el aspecto social en referencia a la importancia que conlleva que la persona sea aceptada por la sociedad. Cada uno como ser humano busca integrarse a grupos y quiere parecer interesante.

Pero yo creo que aquí se comete el error de hacerlo con las herramientas incorrectas. Así como yo, otros quizá se den cuenta de las aberraciones que dice esa persona y probablemente los demás no callen sino que la dejen en ridículo (no necesariamente en el momento, pero sí hablando a sus espaldas).

Sé que es importante no parecer un ignorante redomado, pero para ello, ¿por qué tener que estresarse intentando aparentar que se es alguien culto, cuando simplemente dicha persona se puede esforzar en serlo realmente?

Evidentemente no es algo que se logre de la noche a la mañana, pero es mejor que ir aparentando ser alguien más, y que de ser descubierto, pueda tener consecuencias desastrosas.

Otra posibilidad en mi país es la de encontrarse con aquellos que son expertos en determinados temas, y se hacen llamar intelectuales, pero de ser cuestionados, atacan sin piedad y no aceptan las réplicas. E igualmente, son aquellos que gustan de incluirse en grandes diatribas, disputándose la verdad entre ellos, hasta que logre salir algún “vencedor”.

El mundo va evolucionando, y no es posible quedarse estancado en unas mismas líneas memorizadas, lo ideal es discernir y escoger aquello que me sirve para enriquecer mi conocimiento. E igualmente, la percepción de una persona es muy diferente a la de otras, y si se está seguro de lo que se sabe, no hay necesidad de enzarzarse en una pelea innecesaria con alguien más para demostrar de alguna manera que lo que se piensa no es algo errado.

Ahora bien, sé que es probable que existan infinidad de estos subgrupos, pero estos que he nombrado son los más comunes hoy en día. Y entonces, ustedes dirán: ¿y cómo es un verdadero intelectual?

Ciertamente, de las personas que he conocido y que puedo decir “si no son intelectuales, son lo más parecido a éstos” se observa una actitud totalmente distinta, te hablan con seguridad en sí mismos, desde luego, pero si se les cuestiona te responden de forma sosegada, sin vacilación e incluso aceptando algún error. Tienen la capacidad de aceptar que no lo saben todo y no está mal que otro les ayude a conocer cosas que quizás daban por comprendidas, incluso cuando ese otro no tiene tantos títulos ni tanta experiencia como ellos. Son aquellos que no les molesta decir “No sé” o si les nombras algo que desconocen, no temen preguntarte “¿Qué es eso? ¿Qué es lo que hace?”. Por lo general, tampoco son mezquinos a la hora de compartir su conocimiento, sino que se regocijan en hacerlo. Y por supuesto, son aquellos que simplemente guardan silencio cuando escuchan a estos seudointelectuales, y sólo se remiten a buscar algún grupo donde valga la pena quedarse y compartir.

En conclusión, lamentablemente ningún ser humano tiene el conocimiento absoluto, y por mucho que alguien quiera vender esa imagen, sabe que no es verdad, y deja de ser libre por estar atado a la angustia de saber lo que se espera de él a raíz de esa imagen que muestra y que tarde o temprano desaparecerá dejando ver todas las deficiencias que siempre estuvieron allí. Un verdadero intelectual necesita estar libre de todas esas cadenas para poder ver más allá y descubrir mucho más, de manera de seguir su camino, en el cual, todo se puede, sólo es cuestión de averiguar el método para hacerlo posible.


Share/Save/Bookmark

8 comentarios:

Gabbby dijo...

Pasa en las peliculas, pasa en la vida. Estos seres abundan, se propagan mas rapido y van haciendo mas daño que un virus. Bien decia Rene Descartes, que no hay nada repartido mas equitativamente que la razon pues todo el mundo esta convencido de tener suficiente. No se puede saberlo todo, se puede saber mucho de algo, y por logica se sabra muy poco de otras cosas, lo cual es bueno porque se puede aprender de alguien mas, es basico y letal que nos enseñen. El conocimiento debe liberarse, asi que subir tus pedantes pies a la mesa y jactarte de tu sabiduria pagada con cheque sin fondo, no le beneficia en nada al mundo, solo a tu arrogante trasero; y que terrible es cuando hablas tal cual religioso basandote en la fe de tu ignorancia y no en la realidad de los hechos. Ver a un charlatan apoderarse de una audiencia es para mi sin duda la comedia mas terrorifica que mis ojos ya estan cansados de mirar.

María A. dijo...

Es cierto, mucha gente cree tener el mundo en sus manos. Son lamentables esas comedias que se ven a cada momento, quizá por ello se vuelvan más valiosos aquellos que tú sabes que son verdaderos intelectuales, aunque parece que son una especie en extinción :P

y2beengineer dijo...

La palabra intelectual a pesar de lo que nos diga cualquier diccionario, sigue siendo una etiqueta que no me dice nada acerca de la persona a la que se le adjudica inclusive cuando esta lo sea, de hecho desde mi perspectiva ni siquiera le da un valor agregado.

En mayor o menor medida todos tenemos algo que aportar algo que le puede ser útil a alguien. Siempre se puede aprender algo hasta del mas palurdo de los individuos y precisamente aquí es donde radica lo bello del asunto, al tener noción o dominar un tema existe el compromiso inherente de compartirlo y expandirlo más allá de las fronteras del conocimiento, quien no entiende esto está perdido en un mar de arrogancia y de saber pestilente.

Entonces, ¿Quien es intelectual? la respuesta es muy sencilla, no lo sé, pues todos tenemos nuestras falencias aun aquellos a los que se les ha denominado “intelectuales”, en lugar de preguntarnos quien o que es un intelectual, deberíamos de ocuparnos en preservar y compartir el conocimiento que tenemos, pues como ya lo dijo Descartes y Aristóteles (las citas en ese orden):

“Si tuviésemos un conocimiento absoluto, tendríamos libertad absoluta, mientras más sepamos, más libres seremos y la mejor manera de preservar el conocimiento que tenemos y por lo tanto la libertad que poseemos, es compartirlo con todo el mundo”

“El Conocimiento es herencia y patrimonio de la humanidad, por ello el acceso al conocimiento debe de ser libre. Solo una sociedad que tenga libre acceso al conocimiento será una sociedad de hombres y mujeres libres”.

¿No lo creen así?

Saludos…

María A. dijo...

y2beenginer:

Bueno, definitivamente sería una tontería de mi parte refutar algo de lo que has dicho. Respeto y en muchas cosas estoy de acuerdo con tu punto de vista.

Sé que una persona no tiene ni tendrá jamás el conocimiento absoluto, y que es verdad que cada ser humano con sus experiencias y filosofía tan personal te puede llegar a aportar alguna enseñanza, por muy insignificante que te parezca en el momento.

Yo no digo que haya que venerar a los intelectuales, que en mi caso, si creo que existen. Es verdad, ya el término intelectual suena pomposo pero pese a que cada persona es valiosa en sí misma, hay que admitir que algunos están tan de lleno en la búsqueda de conocimientos, que cuando compartes con ellos te das cuenta que ok, ese conocimiento no fue algo creado por ellos y no estoy de acuerdo que se jacten de tenerlo ni nada por el estilo, pero al conocerlos te das cuenta que son personas no superiores, pero sí diferentes al resto. Tú y yo podemos saber muchas cosas que ellos no, es verdad, pero algunos te manejan tal cantidad de temas, tanta información junta, que en mi caso, a veces siento envidia.

Puede que para otros esas personas representen un disco duro ambulante, un bicho raro, pero para mí esas personas (no necesariamente santas ni con dotes divinos ni sabias) son algo cercano a un ideal, porque en su vida, pese a lo que dicta la sociedad de que lo más importante es el dinero que ganarás a futuro por tus conocimientos y no tus ansias de aprender, trasgreden esa norma y van más allá de lo superficial del mundo de hoy.

Probablemente tú ya seas un intelectual, no lo sé, que yo quizá lo llegue a ser? tampoco lo sé, pero sí tengo la certeza de que los intelectuales son mucho más profundos que los demás, porque yo he conocido a varios y realmente cada conversación con ellos es un placer, no un honor porque no son ni más ni menos que yo, simplemente un placer.

Y sobre lo de compartir el conocimiento, realmente lo apoyo a capa y espada. Me parece tan rastrero que una persona sea tacaño a la hora de compartir lo que sabe, me parece un acto tan miserable...

No defiendo a la gente que deja que se aprovechen de ella con la excusa de compartir lo que saben, porque hasta para ayudar hay que ser asertivo, pero cuando algo no te va a perjudicar en absoluto y quizá ayude mucho a otro por unas pocas cosas que le digas, allí sí me parece repugnante no hacerlo con la excusa de que no "te roben cerebro".

Carlos Arana Matus dijo...

Lo chocante es que un "intelectual" convenza a otr "Intelectual" y juntos logren ocupar un puesto de trabajo que deberia ser ocupado por un especialista, y estando en su posicion de poder abusen de su "intelectualidad" para cometer todo tipo de estupideces. Por ahi me dijeron que es menos peligroso estar con alguien malo que estar con alguien estupido.

María A. dijo...

Carlos A:

La verdad es que si no pueden ponerse de acuerdo simplemente por sus ideas al ser contrastantes (ya que si se caen mal entre ellos, probablemente no haya remedio, depende de la personalidad)probablemente caigan en la categoría de seudointelectuales, porque hay que saber negociar y ser asertivo. Y el abuso de poder es propio de los mediocres, así que dudo que un verdadero intelectual se comporte así, por eso recalco lo de seudointelectual.

Lo del especialista, tienes razón, en ningún caso, por mucho que sepa una persona, no puede creerse tan grande como para ocupar el puesto de alguien más sólo por conocer del tema, debe reconocer que esa otra persona está capacitada específicamente para eso y ese lugar que está ocupando le corresponde es a ella.

Lo último ni lo uno ni lo otro. Aunque a nivel de productividad quizá tengas razón, por lo menos el malo mientras no te metas con él ni lo intentes embaucar, probablemente no te haga nada (aunque aquí creo que siempre quedará la duda) porque un estúpido como compañero de trabajo pues, realmente es una piedra en el zapato.

utopiaspig dijo...

hay siempre un concepto errado del "ser intelectual", y se debe principalmente a que el intelectual forma parte de la aristocracia del conocimiento, y eso no es malo; muy por el contrario, es necesario queexista una especie de "casta" poseedora del conocimiento, que nos sirva de ejemplo y de motivacion para intentar ser sujetos medianamente cultos.

el prblema con el intelectual esta en la soberbia. Al saber ellos que poseen un poderio y conocimientos, se erigen sobre el resto y discriminan intentando re-afrimarse en el conocimiento. Ocurre con los estudiantes: solo saben de su propia disciplina y no intentan conocer un poco mas alla. La funcion, por tanto, del intelectual, es transmitir el conocimiento. el problema radica en que la soberbia impide estar conscientes de que cualquier disciplina avanza, no es estatica, y que no basta solo saber, repetir y ser un cumulo de informcion. Hay que saber relacionar, pensar, y adaptarse.

la inteligencia no es solo saber hacer cosas. tambien implica adaptarse al medio: humildad, reconocimiento, autocritica. Si los pretensos intelecyuales fueran mas tolerantes con la critica, podrian perfeccionarse y transmitirnos ese conocimiento, tan disperso en estos dias de 2.0

saludos

María A. dijo...

utopiaspig:

Tienes razón, una persona puede ser intelectual de pies a cabeza, pero le puede quitar mérito el que empiece a sentirse superior a los demás. Y esto, francamente es algo en lo cual se puede caer fácilmente.

Como bien lo dices, incluso algunos estudiantes (o sea, ni siquiera especialistas en algo todavía) caen en esto, la tentación en los que realmente saben es mucho mayor.

Yo creo que aquí depende de la personalidad, si es histriónica probablemente se envuelva en esto casi de inmediato, pero yo tengo un ideal de lo que es un intelectual y creo que si empieza a ponerse arrogante por sus conocimientos ya se sale de dicho ideal.

Y bueno, estoy absolutamente de acuerdo con tu referencia a la inteligencia, muchos genios han fracasado quizá por esto, porque en su mundo no cabe su persona como ser social, cosa que es sumamente necesaria. Lo más hermoso de saber tanto es poder transmitir todo eso que te fascina y conoces a los demás, de forma que cale en los otros y se decidan a ellos también seguir comunicándolo.

Muchísimas gracias por comentar ;)

Publicar un comentario

Seguidores